Turismo en Boyacá

Categorías:Noticias
Mi Bella Villa

Por: Roberto Carbonell Delgado


Vacacionando por Colombia
Villa de Leyva, Monumento Nacional, y Patrimonio de la Humanidad

Boyacá es un mosaico, un tapete de verdes, todo un collage” de hermosos e incomparables paisajes, aquí si se valen todos los calificativos y superlativos para destacar esta importante y céntrica región del país que es nuestro Departamento, por muchos y variados aspectos; por su gente amable, la deliciosa gastronomía, sus montañas, valles y mesetas, sus recodos y caminos remotos, sus pueblitos encantadores atrapados en el tiempo, sus veredas , y multitud de paisajes e imágenes imposibles de olvidar, paramos, lagos y lagunas, valles escondidos, en fin, toda una gama de colores, sabores y olores que podemos encontrar en estos evocadores y encantadores lugares y parajes de nuestra pródiga naturaleza, en donde el visitante, podrá disfrutar del solaz, y el regocijo del espíritu, el descanso reparador, la seguridad y la tranquilidad de sus atractivos naturales, y patrimoniales de talla mundial.

El paisaje Natural que posee nuestro departamento está constituido por sus macizos de montañas, los numerosos paramos, engalanados con sus frailejones, verdaderas fábricas de agua, que guardan y acumulan vida, y sus lagunas, reservas hídricas, entorno ideal para el hábitat de flora y fauna, que encontramos en Boyacá.

Sin embargo, y bueno es decirlo, su hermoso patrimonio cultural, bienes muebles e inmuebles que constituyen como en Villa de Leyva, Mongui, y otros municipios su principal fortaleza y atractivo turístico, se encuentra en peligro, los recursos que demanda su conservación son enormes y no se acompasan con los ingentes y escasos recursos que manejan estos bellos lugares de nuestra geografía.

De ahí la necesidad de darle una real dimensión e importancia, POTENCIAR a la Red de Pueblos Patrimoniales que cada cierto tiempo sale a relucir, en especial en ferias de turismo, pero que pronto queda en el olvido, en los planes y proyectos de desarrollo turístico que se acumulan en archivos y en los deseos y buenos propósitos del nuevo Gobernante, como el pretendido Anillo de los Dinosaurios concebido en la anterior Gobernación, o las llamadas «siete maravillas» con que nos quisieron descrestar.

Todo queda en eso, buenas intenciones y buenos propósitos, anuncios para los medios, saludos a la bandera, pero de aquello, ¡nada!.

Hasta lueguito, nos vemos en la jeria de Anato, o en la feria de las colonias, donde probaré de paso las deliciosas longanizas de Sutamarchán, ora jué sumercé